martes, 18 de septiembre de 2007

¿Qué es un ñángaro?

La pregunta ¿qué es un ñángaro? debería estar en nuestras mentes, debido a su excesiva proliferación (especialmente en nuestro país) en los ultimos años. Ahora, el término ñángaro tiene varios sinónimos que son ampliamente conocidos, los más populares vendrían siendo: comunista, socialista, izquierdista... etc, otros autores como el trio formado por Plinio Apuleyo, Alvaro Vargas-LLosa y Carlos Montaner los llamarían IDIOTAS, mientras que Ayn Rand los llama "Looters" que podría ser traducido como los saqueadores, pero en fin, es más divertido llamárlos ñángaros que era como lo hacían en diversas partes de sur América en la década de los sesentas y setentas.

Está especie a la que llamaremos estúpidus comunistus cuenta con varias variaciones y en verdad no deja de impresionarme como una ideología que tiene más de 100 millones de muertes (y la cuenta sigue aumentando cada día) encima consigue mantener tantos adeptos ¿o mejor dicho ineptos?. Pero bueno, pasemos a catalogar las versiones más notorias y despreciable de ñángaro.

Empecemos por los ñángaros de champaña, aquellos seres humanos que, o viven en un país totalmente capitalista y aprovechan todas las incontables ventajas que ésto representa, o bien se sirven del capitalismo y del mercado para obtener ganancias, ya sean dinero, fama o reconocimiento. En mi opinión éstos son los peores de todos porque aunque todos los ñángaros sufren el principal mal de la izquiera que es su irremediable hipocresía, éstos son aun más descarados, ¡da asco hasta imaginarlos! hablando de los males que aquejan al tercer mundo devastado por el "neoliberalismo malvado" ataviados con sus boínas y sus franelas del Che.

Debemos decir que en este grupo caen muchos artistas, músicos y diferentes víctimas de los tabloides. Entre los más resaltantes podríamos incluir a figuras como el siempre despreciable Arjona, quien encuentra fácil hablar de comunismo en los discos que vende y que le reportan ganancias. Tampoco estaría de sobra hablar sobre Sean Penn, que viene a Venezuela a alabar la eficiencia del gobierno venezolano, pero Sean, ¿No es gracias al capitalismo que pudiste pagar tu casita en Beverly Hills? ah, se me olvidaba que ese es el ejemplo perfecto de un barrio de proletarios aplastados por sus diabólicos patrones... sin duda...

Mucho menos glamurosos que sus primos hermanos están los ñángaros (comúnmente mal llamados) académicos, o como yo prefiero catalogarlos: pseudointelectuales resentidos encerrados en la torre de marfil que representa su salón de clase desde donde se proponen firmemente evitar todo contacto con la realidad y que se dedican a envenenar la mente de sus jóvenes pupilos con toda clase de basura que sacan de libros de Noam Chomski.

si está gente olvidara su agorafobia, tal vez podrían darse cuenta de que el muro de Berlín fue derribado y con el toda esa mentira llamada comunismo, mientras que anteriores bastiones del comunismo como Vietnam y China abrazan la bandera del liberalismo y como resultado han logrado sacar a millones de la pobreza. Pero no, es mucho más fácil permanecer frente a la pizarra y contaminar a la juventud con ideas trasnochadas que ya no creen ni en ellas mismas.

Terminamos nuestra somera clasificación con el tercer tipo de ñángaro, sin duda el peor de todos ya que cuenta con poder, vienen en diferentes pesos, desde el jefe que tiene la guerra de guerrillas en su librero, hasta el pariente que en su juventud tuvo sueños con la sierra Maestra, hasta el conductor populista de un programa de televisión, hasta bueno, los peores de todos, que son los ñángaros que pululan la política, ya sea ocupando un escaño en el parlamento o (aunque paresca surrealista, ésto ocurre) gobernando una nación. Venezuela, por desgracia pareciera estar pasando por una escena Dalíesca ya que el ñángaro mayor nos lidera.

Situación similar ocurre en Bolivia y desde hace más de un rato en Cuba, donde el fósil mayor del ñángarismo Fidel Castro (si es que ya no está más muerto que Hitler) sirve de mentor a sus dos hijos predilectos, el inquilino de la berruga y el analfabeta del poncho. Si algo bueno podemos remarcar acerca de sus discipulos es que ambos son lampiños y no pueden dejarse la barba que tanto gusta a papáfidel.

Después de está breve descripción de esos seres nefastos, o porque no, PESTE llamados ñángaros sólo podemos cerrar con unas palabras de ánimo, ya que como los ochentas demostraron existe un pesticida más que eficiente, de la especie que usaron Ronald Reagan y Margaret Thatcher y el que recomendamos aplicar a ciertas regiones del mundo.

Por otro lado debemos aclarar que no contamos a aquellos defensores de la llamada izquiera hervívora, como lo son socialistas como Lagos o Bachelet, a los laboristas, social demócratas o ecologistas como ñángaros, no compartimos sus ideas pero tampoco las denigramos, las aceptamos mientras ustedes acepten que tenemos razón.